¿Cómo afecta a nuestro comportamiento la oxitocina?


La oxitocina

La oxitocina  es una hormona relacionada con los patrones sexuales y con la conducta maternal y paternal que actúa también como neurotransmisor en el cerebro. En las mujeres, la oxitocina se libera en grandes cantidades durante el parto. En el cerebro parece estar involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y podría también estarlo con la formación de relaciones de confianza y generosidad entre personas.

Acciones de la oxitocina en el cerebro y efectos en el comportamiento

La oxitocina segregada por la glándula pituitaria no puede volver a entrar en el cerebro. Por tanto, se piensa que los efectos en la conducta de la oxitocina se reflejan  en su liberación por neuronas oxitócicas centrales, diferentes de las que la segregan en la glándula pituitaria. Los receptores de oxitocina son neuronas, distribuidas en muchas partes del cerebro, y la médula espinal. Estos son algunos efectos y acciones probocados por esta hormona:

  • Autismo. Un estudio realizado en 1998 encontró niveles significativamente menores de oxitocina en el plasma sanguíneo de niños autistas. Un estudio realizado en 2003 encontró un descenso del espectro de conductas repetitivas autistas cuando se administraba oxitocina intravenosa. Un estudio realizado en  2007 reportó que la oxitocina ayudaba a adultos autistas a retener la habilidad de evaluar el significado emotivo de la entonación al hablar.

  • Lazos maternales. Los bebés reconocen las vocalizaciones que las madres dirigen hacia ellos, lo que induce a procesos hormonales complejos que ejercen una influencia especialmente en el apego entre madre e hijo y en el comportamiento del bebé. En un niño que sufre de estrés, la consolación proveniente de la voz de su madre activa un proceso hormonal muy parecido al de un niño que recibe un estímulo físico. La voz activa la producción de oxitocina en el ser humano, mientras que en el caso de las ratas, es necesario un contacto físico para producir dicho efecto.

  • Aumento de confianza y reducción del miedo social. En un juego de inversiones arriesgadas, los sujetos experimentales que recibieron oxitocina administrada nasalmente mostraron “el nivel más alto de confianza” dos veces más frecuentemente que el grupo control. Es por eso que poco a poco la oxitocina se está asentando como “la hormona del amor”. Varios estudios han demostrado su influencia en el apego de las madres hacia sus hijos, en la solidez de las relaciones de pareja y en la confianza que nos generan otras personas. Hasta tal punto, que para establecer relaciones sociales más fuertes se puede comprar por Internet un spray, creado por una compañía estadounidense. Sin embargo, no hay evidencia concluyente de que la oxitocina consiga acceder al cerebro por administración nasal.
  • Acción sobre la generosidad aumentando la empatía.
  • Tolerancia a varias drogas adictivas y reducción en los síntomas de abstinencia.
  • Algunas funciones de aprendizaje y memoria se ven disminuidas por la administración central de oxitocina.
  • La droga ilegal MDMA (éxtasis) puede aumentar los sentimientos amorosos, empáticos y de conexión a otros estimulando la actividad de la oxitocina mediante la activación de receptores de serotonina.

 


    

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: